La RAP Caribe es necesaria para poder avanzar en una región con muchas dificultades

Por: Martha Villalba Hodwalker
Representante a la Cámara

Muchos han sido los años que el Caribe Colombiano ha dedicado para constituirse como región unida, con estructura propia y autonomía financiera para decidir sobre su bienestar y  desarrollo regional, inversión y competitividad.

Organizarnos como Región Administrativa y de Planificación (RAP), no ha sido un capricho caribeño, sino que ha sido el querer tener la oportunidad de materializar una aspiración constitucional que se estableció desde 1991 mediante el proceso integral de Ordenamiento Territorial, el cual tiene como fin el bienestar y la prosperidad de todos los habitantes del país mediante la distribución equitativa de las oportunidades y beneficios de desarrollo para el mismo.

El modelo de Estado de Regiones autónomas que se estableció en nuestra Carta Política, con el fin de promover y fortalecer el desarrollo social y económico de la Nación, la identidad y la institucionalidad bajo criterios de equilibrio y armonía de sus espacios regionales, ha sido durante todo este tiempo un saludo a la bandera.

Sin embargo, hoy con mucho regocijo, celebramos y sobretodo agradecemos a la Comisión de Ordenamiento Territorial (COT) la voluntad política –que de hecho faltaba- por acompañarnos en esta  parte de la tarea pendiente de regionalización. Y digo “Parte”, porque si bien desde el Congreso de la República nos consolidamos como (RAP) a través de unos ejes temáticos, de unas disposiciones reglamentarias y de impacto fiscal, la tarea completa será constituirnos como Entidad Territorial (RET).

Esto es, si logramos ser (RET) –verdadero fin de la lucha de Regionalización Caribe y que ojalá se consolide-  fortaleceríamos la institucionalidad regional, podríamos generar y administrar mejor nuestros recursos, habría mayor equidad y sin duda alguna más celeridad en la toma de decisiones. Es decir, se mejoraría  la calidad de vida de los más necesitados y reducir la pobreza extrema que hoy afecta a más del 83% de la población, lo cual significaría poder cumplir a cabalidad con el postulado del actual Plan Nacional de Desarrollo sobre el “Caribe Próspero  y sin pobreza extrema”.

Es por lo anterior, y por los avances en la materia que hoy celebramos desde el Legislativo, que hago un llamado a la Comisión de Ordenamiento territorial (COT), a las entidades competentes, compañeros del Congreso de la República para que nos sigan acompañando y apoyando en este proceso de Regionalización Caribe, de forma que entre todos logremos posibilitar el funcionamiento excepcional de estas figuras que lo único que harán será favorecer el desarrollo y sostenibilidad del Caribe Colombiano.

Colombia tiene que saber que con la creación y aprobación de la RAP y posteriormente con la de la RET habrá mayor cercanía e integridad funcional de la Región Caribe, lo cual contribuirá a la consolidación de la paz regional, la verdadera paz que el país debe construir.

Por consiguiente, creo que hay una deuda pendiente desde el año 91 con el Caribe. Hoy estamos avanzando por un camino donde toda la bancada costeña, tanto de Senado como de Cámara, estará unida defendiendo los intereses de esta hermosa zona del país como siempre lo ha hecho y más ahora con esta gran iniciativa que respaldamos y que busca la descentralización administrativa y el fortalecimiento de la región. La RAP Caribe es necesaria para poder avanzar en el ámbito nacional, sobre todo en una región con muchas dificultades y desigualdades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *